Estimados lectores

Los artículos publicados en esta página principal aparecen por orden de llegada.

Para permitir una mejor lectura de los contenidos, estos están agrupados en la pestaña de su tema correspondiente,
enumerados narrativamente e indicados por enlaces internos.

29 may. 2012

Comercio exterior colonial. Monopolio y contrabando


La Corona española establece el sistema de Monopolio en sus colonias, en el afán de evitar filtraciones al caudal de oro y plata destinados a sus arcas.

Carraca española s XVII. 1:66 -Tanmatra Models
El Mercantilismo, doctrina económica aparecida en Europa y extendida a partir del siglo XVII, establece básicamente que la riqueza de un país se basa en el oro que acumula. España (al igual que otros países europeos) impone a sus colonias, para asegurar este principio, el sistema de Monopolio. Todo súbdito colonial tiene que comerciar obligatoriamente con España, en los lugares, momentos y precios que los representantes de la Corona impongan.

El monopolio es una herencia a nivel estatal del comercio medieval
Este sistema no es ni más ni menos que una extensión a nivel planetario de la antigua regla de los gremios feudales: el control del precio siempre está dado por el control del stock ofrecido.
La restricción de la oferta funciona como moderador de los precios en una sociedad poco monetizada, en donde los poderosos (léase nobleza) intentan controlarlos al bajar el circulante. Cuando todos los integrantes de una sociedad tienen acceso al dinero, la competencia por los bienes escasos genera inflación.


Esta inflación se acrecienta, en el caso de una economía respaldada por metal acuñado, cuando la cantidad de circulante aumenta más rápido que los bienes de consumo producidos.
Tal fue el caso de la economía española durante la etapa colonial.
Pero la inflación que se produce a lo largo del tiempo, provoca que los artículos de contrabando sean mucho más baratos y tentadores para los americanos.

Establecimiento y control del sistema de monopolio
La Corona crea en 1503 la Casa de Contratación de Sevilla, organismo que vigilaba la producción y circulación de los metales preciosos y el intercambio de productos entre América y España. Como el crecimiento de las colonias siempre fue más rápido que la capacidad de hacerle llegar los productos necesarios, se dio en toda su historia la existencia del contrabando, entendido éste como el comercio con representantes de cualquier otro país (incluso otra colonia española)
Algunos ejemplos de contrabando conocidos
El contrabando siempre fue mal visto por la autoridad, pero se lo disfrazaba de muchas formas. Técnicamente, la entrada de esclavos en la América hispana era contrabando, pero se llevaba a cabo por una dispensa llamada Asiento. El Asiento consistía en el permiso otorgado a una empresa que monopolizaba una entrega de mercancía en particular.
En el caso de España, no estaba permitido que un súbdito de su corona capturara o traficara esclavos, pero no se prohibía su propiedad, por lo tanto el sistema monopólico debía permitir entrar y vender los esclavos en puertos coloniales por medio de extranjeros.
Los “asientos de negros” fueron cedidos a genoveses en 1516, y luego a portugueses hasta 1640. Luego los suplen los neerlandeses hasta 1695, se le pasa a una empresa francesa, y a partir de 1713 en adelante, como resultado del Tratado de Paz de Utretch, se otorga el asiento a la inglesa South Sea Company.
En el contrato también figuraba el traslado de las mercancías necesarias para abastecer a los esclavos en los puertos, pero casi siempre se reemplazaba esa carga con bienes de lujo, que entraban así por contrabando.
Respecto a la salida, se sabe como ejemplo, que los barcos negreros vacíos solicitaban permiso para recargar a su salida material para lastre. En el caso del puerto de Buenos Aires, estos barcos eran “lastrados” con cueros hasta sus topes.
Hacia principios del siglo XVIII, y ya con las reglamentaciones totalmente elastizadas, el contrabando permite crear la industria del saladero, primer aprovechamiento masivo de la carne de mala calidad resultado de las matanzas de vacas semi-salvajes por su cuero. La carne secada como tasajo, a granel, se cargaba en barcos que la transportaban a las facendas pobladas de manos de obra esclava del Brasil, como comida para ellos, muy barata pero en grandes cantidades.

Evolución de las doctrinas económicas, y su influencia política
A comienzos del siglo XVIII se establece en Europa la Fisiocracia, doctrina económica que reemplaza al Mercantilismo, y que afirma que la verdadera riqueza es la propiedad de la tierra. Esto provoca cambios en la forma de pensar en la clase dominante y política americana, y si bien la Metrópoli todavía se aferra al monopolio, sus restricciones a los largo del siglo bajan muchísimo. El pensamiento fisiocrático vela por el desarrollo de las propiedades, no tanto por la acumulación de metales preciosos. Se comienza a permitir el comercio internacional a muchos más puertos, dejan de controlarse los precios, y la persecución al contrabando se hace aún más elástica.
El golpe final al Mercantilismo lo da el pensamiento de Librecambismo, en los primeros años del siglo XIX. Es la doctrina por la cual se permite la competencia de precios, la producción en masa para bajarlos, y la libertad personal de elección de compra-venta, llamado inmediatamente Capitalismo. Por supuesto, avalado sobre todo por Inglaterra, país que al haber entrado en su Revolución Industrial, era quien estaba mejor ubicado para competir en precio y cantidad de producción. Se suma a esta coyuntura, la conquista de España realizada por Napoleón, que impide una reacción a esta doctrina revolucionaria a las verdaderas autoridades políticas españolas.
Esta situación va a ser el comienzo de los movimientos independentistas de toda América.

Conclusión
El mercantilismo no es un invento de España, ni mucho menos. Se siente como una opresión en América, y no tanto en otras colonias europeas, por el simple hecho de la desproporción que existe entre lo que se podía mandar y lo que se necesitaba.
Se debe tener en cuenta que el resto de las potencias europeas colonialistas no aplicaron la política de España, de poblar todo un continente. Simplemente se limitaban al control de factorías costeras o zonas autosuficientes, que producían un excedente comercializable, sin grandes costes de infraestructura.
España elige europeizar a América, pero el esfuerzo necesario es tan grande, que su intento queda trunco.


Salutem, cives mundi.
Orlando Ampuero

4 comentarios:

  1. Quería preguntar, como que me cuesta historia y quisiera saber que relación existe entre el sistema monopólico comercial y el contrabando.. (? SI me pueden ayudar seria mucho. Graciasssss!!!

    ResponderEliminar
  2. ---------------------

    ResponderEliminar
  3. Disculpa, Anónimo. He estado viviendo en el campo y no he tenido conexión a internet. La respuesta a tu duda es muy simple: todo lo que no sea comercio con la madre patria y supervisado por las Aduanas, es contrabando

    ResponderEliminar